Mezcal: ¿mitos o verdades?

Y para todo mal … salud !

México de mis amores, sus sabores y claro su mezcal !

A ustedes les gusta ? Que saben de él ?

Bueno pues aquí les dejo algo sobre los mitos en torno al mezcal.

Ojalá que les guste !

El mezcal es una de las bebidas más tradicionales del país y alrededor de el existen una serie de mitos, hoy vamos a ver algunos y determinar cuales son verdaderos y cuáles no.

– El mezcal tiene mezcalina y por eso causa un efecto “loco” en las personas que lo beben. Es falso. La mezcalina y el mezcal sólo comparten similitudes en la palabra, pero la mezcalina es un alcaloide que se puede encontrar en el peyote y causa alucinaciones, esta sustancia no se encuentra en el mezcal.

– El mezcal de pechuga tiene pechuga de pollo o de otros animales. Es verdad. El mezcal de pechuga se elabora en la tercera destilación y generalmente es de agave de espadín; se coloca el mezcal nuevamente en la olla de barro o alambique de cobre para destilarlo, generalmente acompañado de frutas, la pechuga se coloca en la olla superior o en la tapa del alambique con el objetivo de que sea un purificador y condense los vapores.

– Al mezcal de pechuga también le dicen así por la piña o maguey. Es cierto. En la región de Matatlán suelen colocar dentro de las botellas de mezcal un pedazo de maguey cocido al que se le dice pechuga.

– El mezcal no da “cruda”. En parte es cierto, aunque toda bebida en exceso terminará provocando cruda. Pero en el caso del mezcal tiene muy pocos alcoholes superiores que son lo que se van directamente al cerebro y provocan los síntomas de la cruda, en este sentido el mezcal tiene una cantidad muy baja de alcoholes superiores.

#LaFandanguerita #RosaMexicana

Si te gustó la nota de hoy, no se te olvide darle un me gusta y compartirlo.

¿Quieres conocer de algún tema en particular? o ¿tienes alguna duda? Déjalo en los comentarios o escríbenos a rosyarango0@gmail.com

Fuentes de consulta:

González Vizzuett, José. “El mezcal: una revisión Química, Tecnológica e Histórica”, México, UNAM, 2017.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.