La idealización de la mujer en las canciones de José Alfredo.

María del Carmen Aquino

“Y tan sólo encontré dos caminos o lograrla o dejar de vivir”.

(“Esta noche.”)

Introducción.

La figura femenina aparece en un sinfín de versos, en los que tiene distintos significados, por ejemplo, el amor es el tema recurrente y se puede hablar de una mujer ingrata y malvada; o en contraparte, está la mujer casi divina.

En el caso de la canción mexicana, el sexo femenino ocupa un lugar primordial. A lo largo del siglo XX, destacan un gran número de composiciones en las que el personaje principal es una mujer. Entre los autores que le escribieron a las mujeres, encontramos a: Agustín Lara, Álvaro Carrillo, Cuco Sánchez, Armando Manzanero, Roberto Cantoral, Rubén Fuentes y por supuesto José Alfredo Jiménez, por mencionar solo algunos.

En este sentido, a lo largo del texto se hará un recuento de la recreación de la mujer a través de las canciones de José Alfredo, quien tiene distintos rasgos, los cuales varían de acuerdo con la etapa en la que se encuentre el amor, si es el inició o la despedida, o si terminó bien o mal. Primero hablaremos de los elementos que ensalzan a la mujer, posteriormente de los que la hacen parecer malvada y por último de la etapa de enamoramiento y esa mujer que se puede volver inalcanzable.

“Muchacha bonita, bonita, bonita”.

La imagen de la mujer en las canciones de José Alfredo tiene varios atributos, uno de ellos es el aspecto físico, siempre resalta la hermosura de la amada: “Eres mi amor, de las cosas más bellas, de las cosas más bonitas y dignas de adorarse”, como se puede leer en este fragmento de “Eres mía”, hay una intención de elevar a su amor haciendo evidente por qué la quiere.

Otro elemento que tomar en cuenta va muy relacionado con el anterior, es la superioridad de la mujer, por ejemplo, en el caso de la canción “Ella”, hay un fragmento que dice: “Era el último brindis de un bohemio con una Reina”. Aunque aquí habla de la despedida, José Alfredo sigue poniendo a esa mujer por encima de él y hasta pareciera una justificación de por qué lo deja, “ella” es una “reina”, mientras que “el”, un simple “bohemio”.

La canción de “Paloma querida”, es una pieza en la que encontramos los dos primeros atributos, pero también un tercero: la mujer buena en sí misma. Fue dedicada a su primera esposa (Paloma) y es un claro agradecimiento a ella: “Me encontraste en un negro camino, como un peregrino sin rumbo ni fe y la luz de tus ojos divinos cambiaron mis penas por dicha y placer”, quizás no lo diga literalmente, pero en esta canción José Alfredo expone a su esposa como su salvadora, como su luz, como esa mujer buena e ideal a la que vale la pena entregarle la vida.

Declárate inocente

“Esta noche le canto a la ingrata”

Así como José Alfredo resaltó los atributos de belleza, bondad y superioridad de las mujeres, también escribía con rencor o resignación cuando tenía una decepción amorosa y aquí aparecen otras figuras femeninas, como lo es la mujer ingrata, la mujer traicionera, la mujer descorazonada que hace sufrir, que no entendió el cariño que él ofrecía y lo despreció:

“Yo que a Dios le había pedido

que te hundiera más que a mí

Dios me ha dado ese capricho

y he venido a verte hundida

para hacerte yo en la vida

como tú me hiciste a mí

ya lo ves como el destino

todo cobra y nada olvida

ya lo ves como un cariño

nos arrastra y nos humilla”

Hay muchas canciones que podríamos utilizar para ejemplificar a las mujeres ingratas, como: “La noche de mi mal”, “Cuando lloran los hombres”, “Cuando nadie te quiera”, entre muchísimas más, pero considero que “Cuando el destino”, es la que mejor resalta estos atributos malos y da una muestra de esa mujer que le rompió el corazón. Es la contraparte de la mujer elevada a lo divino.

“Ya llegó tu enamorado”.

Otra representación femenina que podemos encontrar en las canciones de José Alfredo es: la mujer inalcanzable, la que no ha cedido al amor y que se porta indiferente con el enamorado. En este caso encontramos canciones donde las dos temáticas anteriores se juntan. Una mujer puede estar idealizada por ser el objeto de amor, pero también ser considerada ingrata por no corresponder al afecto.

Dentro de estas mujeres inalcanzables, encontramos canciones como: “Serenata huasteca” y “Tu enamorado, en las que la serenata juega un papel principal, ya que es un primer acercamiento con esa mujer amada, es el inicio para lograr su amor: “Canto al pie de tu ventana, pa’ que sepas que te quiero”, o bien: “Ya llegó tu enamorado, al que nunca correspondes, ya llegó hasta tu ventana”.

En el caso de la mujer inalcanzable también se puede percibir cierto grado de obsesión, capricho y terquedad por tener a esa mujer: “y tú tendrás que quererme, o en la batalla me muero, pero esa boquita tuya me habrá de decir “te quiero””. La mujer que se quiere es lo único que importa, se convierte en el único pensamiento del enamorado, en una meta a conseguir y por ende, que deje de ser inalcanzable.

“Yo sé que hay muchas mujeres

y que sobra quien me quiera,

pero ninguna me importa

sólo pienso en ti morena

mi corazón te ha escogido

y llorar no quiero verlo

ya el pobre mucho ha sufrido

ahora tienes que quererme”

A manera de conclusión…

La representación femenina en la obra de José Alfredo está determinada por el amor, en diferentes formas y niveles, ya fuera bien o mal correspondido, desde la ternura hasta el odio. Para José Alfredo las mujeres siempre fueron el elemento principal de su inspiración, quienes lo impulsaron a crear las poesías más bellas, por más divinas o ingratas que fueran.

Declárate inocente

Fuentes de consulta:

Monsivaís, Carlos, “José Alfredo Jiménez: Les diré que llegué de un mundo raro”. José Alfredo Jiménez Cancionero completo. México, Océano, 2002.

Moreno Rivas, Yolada. “Historia de la música popular mexicana”, México, Alianza, 1989.

Ramos Montesinos, Juana. “Algunas características de la canción popular mexicana con tema de fracaso amoroso: el caso de José Alfredo Jiménez. México, UNAM, FFyL, 1996.

Reyes Aguilar, Raúl, “El tríptico de la vida: el alcohol, el amor y la mujer en las canciones de José Alfredo Jiménez. México, UNAM, 2012.

México de mis amores México y sus multicolores 

Hoy con la alegría de competir más de mi país les traigo en #MiRazonDeSer una de esas frases populares que marcaron historia ! 

Uuuuuuy un montón de veces escuche esta frase “Pareces jarrito de Tlaquepaque” que a través de los años se ha vuelto popular en gran parte de México o «Pareces jarrito de Tonalá” con sus respectivas variantes que hacen la cómica comparación de una persona de carácter sensible con la fragilidad de las artesanías de ese lugar.
Cuenta la historia que en alguna época, las artesanías de Tonalá tenían la fama de ser de mala calidad, lo que provocaba que éstas se rompieran con facilidad.
Por esta razón, se compara esa “fragilidad” de las artesanías con la sensibilidad de muchas personas que se enojan fácilmente hasta desatar el rencor y la ira, por lo que a estas personas se le conocen como “sentidas”.
La frase se hizo muy popular en Jalisco y a través de los años su fama ha trascendido las fronteras de la región tapatía, convirtiéndose en un dicho popular mexicano… además los mexicanos nos pintamos solos para las frases y dichos jajaja a poco no ? 
Algunas variantes de esta frase son:
“Pareces jarrito de Tonalá por corriente y delicado”
“Pareces jarrito de Tonalá por feo y sentido”
“Pareces jarrito de Tonalá por corriente, feo y delicado”
“Pareces ollita de Tonalá, pues de todo te quiebras”
“Pareces jarrito de Tlaquepaque por bonito y sentido”
Así que ahora ya lo saben 

Y seguramente todos tenemo un amigo o amiga que son como » Jarritos de Tlaquepaque » 😉
Yo soy #LaDelRebozo yo soy #LaRosaMexicana