Entre Lara y José Alfredo

Rosy Arango llenó de magia el Lunario del Auditorio Nacional, al homenajear a dos grandes de la música mexicana: Agustín Lara y José Alfredo Jiménez.

El pasado 12 de octubre, en una velada que resonó con la pasión y el legado de dos grandes compositores de la música mexicana, Agustín Lara y José Alfredo Jiménez, Rosy Arango llenó de magia el Lunario del Auditorio Nacional.

La elección de la fecha, el Día de la Raza, no podría haber sido más oportuna, ya que celebró el mestizaje y la riqueza de la cultura mexicana, en una noche inolvidable.

Todo comenzó con la participación de «Los Miranda», un cuarteto de jóvenes talentosos que deleitó al público, culminando con una emotiva interpretación de «La Bikina», se trató de un prólogo lleno de emoción que anticipó el gran concierto que se avecinaba.

De pronto, en la pantalla del escenario, aparecieron imágenes que evocaban el México del ayer, mientras que el mariachi Voz de mi Tierra se acomodó en media luna. De pronto, la pantalla pincipal se iluminó con un simulador de televisor de bulbos, transportando a la audiencia a una época pasada.

Cuando la Rosa Mexicana pisó el escenario, la audiencia quedó absorta por su imponente presencia. A los asistentes se les repartió un cancionero para que siguieran al pie de la letra el repertorio. Y así, preparados todos, sonaron las primeras notas de “Farolito”, le siguió “El Rey”, y una lluvia de aplausos con una ovación de pie se hizo presente.

Ataviada con un vestido en negro y fucsia, Rosy saludó al público que esa noche abarrotó el Lunario: «Todo lo que les voy a platicar es un poco verdad y un poco mentira, un poco lo que he leído y lo que me han contado, diversas versiones, esa es la magia de nuestros compositores”, refieriéndose a las anécdotas que contó sobre el “Flaco de Oro” y del “Rey”, cuyas personificaciones aparecieron en el escenario.

Agustín Lara lucía elegante, a lado del piano comandado por Miguel Villicaña; José Alfredo saludaba vestido de charro con su tequila en la mano, mientras Rosy los presentaba. Además, los retratos de Lara y José Alfredo, iluminados por una veladora, reforzaron un ambiente mágico y nostálgico.

A medida que avanzaba la noche, Rosy alternaba entre las canciones de ambos compositores, guiando a la audiencia a través de anécdotas de la vida y de las carreras de estos dos maestros de la música mexicana. Por ejemplo, sobre “Ella” de José Alfredo, contó que María Félix aseguraba que esa canción se la había compuesto a ella, aún cuando existen versiones de que no fue así, fue en realidad escrita a otra mujer que había desairado al mismísimo “Rey”.

Canciones como “Amor de mis Amores”, ¡Qué bonito amor!”, “Aventurera”, “Corazón, Corazón”, “María Bonita”, fueron desfilando por la nostalgía de los fans. Un gran momento se vivió cuando Rosy Arango invitó al escenario a Pablo Ahmad, un músico argentino virtuoso del bandoneón, quien la acompañó en la interpretación de “¡Arráncame la vida!”, que provocó los aplausos de los asistentes.

En “Piensa en mí” un legendario tema de Lara, la guitarra de Adrián Carrillo acompañó a Rosy Arango.

Después de “La Enorme Distancia, de José Alfredo, Los Miranda subieron nuevamente al escenario para cantar junto a Rosy “Se Me Hizo Fácil” y “Un mundo Raro”, provocando los aplausos. Siguieron “Solamente una vez”, “Paloma Querida” y para cerrar con broche de oro “Veracruz” y “Caminos de Guanajuato”, que culminaron con una gran noche.

Fue así como la presentación de Rosy Arango en el Lunario del Auditorio Nacional dejó una huella imborrable, al ser un tributo sincero y apasionado a dos iconos de la canción romántica y ranchera.

Después de una ovación de pie, los invitados se fueron a casa con el corazón lleno de emoción y gratitud, reafirmando que la música de Agustín Lara y de José Alfredo Jiménez vive y seguirá viviendo, gracias a artistas como Rosy Arango.

 

Rosy Arango y la OFUNAM ofrecen concierto

  • La música mexicana conquista los más importantes recintos.

La Orquesta Filarmónica de la UNAM, OFUNAM, presentó en la Sala Nezahualcóyotl, el Concierto Mexicano, un programa extraordinario de obras orquestales de compositores mexicanos en el marco de las fiestas patrias. La voz e interpretación, corrió a cargo de Rosy Arango, la Rosa Mexicana, bajo la batuta del maestro Enrique Patrón de Rueda como director huésped.

El programa perteneciente a la Tercera Temporada se desarrolló en dos fechas, los días 9 y 10 de septiembre, e incluyó canciones rancheras, danzones, boleros, mambos, corridos, sones y huapangos, desbordando el constraste característico de la vida de los mexicanos: alegrías y tristezas.

Los arreglos estuvieron en manos de grandes músicos como: Gonzalo Romeu, Mario Santos, Rosino Serrano, Alicia Urreta, Erick Tapia, Manuel Enríquez, Héctor Infanzón, Gerardo Meza y Aneiro Taño.

Con localidades agotadas y una respuesta extraordinaria del público, quedó demostrado que la música popular mexicana continúa preservando las manifestaciones sonoras que transmiten nuestra riqueza cultural y que pueden conquistar los más grandes recintos.

De esta manera, las nuevas generaciones pueden conocer nuestro legado musical, tal como se dio a conocer el seleccionado para esta ocasión: “Sones de mariachi”, del maestro Blas Galindo; “Dios nunca muere” de Macedonio Alcalá; Popurrí de danzas del gran Juventino Rosas; además de canciones como “Amanecí entre tus brazos”, y “Camino de Guanajuato” de José Alfredo Jiménez, “Cucurrucucú paloma” del maestro Tomás Méndez Sosa; “El Pastor” de los cuates Castilla; “El carretero” de Rubén Fuentes y Silvestre Vargas; “La malagueña” de Elpidio Ramírez y Pedro Galindo; “Luz de luna” y “El andariego” de Állvaro Carrillo;  y “México lindo y querido” de Chucho Monge, por mencionar algunas.

Enrique Patrón de Rueda

Nació en Sinaloa. Estudió en el Conservatorio Nacional de Música, así como en el London Opera Centre y en la Royal Academy of Music en Londres, Inglaterra. Ha sido director titular de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, la Compañía Nacional de Ópera, la Temporada de Ópera Concierto de la Filarmónica de la Ciudad de México y el Festival Cultural Sinaloa. También ha colaborado con agrupaciones como la Orquesta Sinfónica de Houston, la Orquesta Sinfónica de Bruselas, la Filarmónica de Santiago de Chile, la Filarmónica de Málaga, la Orquesta Real de Sevilla, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, la Orquesta Sinfónica Nacional y la Orquesta Filarmónica de la UNAM. Durante su trayectoria ha dirigido a cantantes como Plácido Domingo, Eva Marton, Gilda Cruz-Romo, Juan Pons, Anna Netrebko, Ramón Vargas, Rolando Villazón y Fernando de la Mora.

Orquesta Filarmónica de la UNAM

La Orquesta Filarmónica de la UNAM (OFUNAM), fundada en 1936, es una de las orquestas más importantes de México, y su sede es la Sala Nezahualcóyotl, en Ciudad Universitaria.

En sus más de ochenta años de historia la OFUNAM ha pasado por la batuta de José Rocabruna, José Francisco Vásquez, Icilio Bredo, Eduardo Mata, Héctor Quintanar, Enrique Diemecke, Eduardo Diazmuñoz, Jorge Velazco, Jesús Medina, Ronald Zollman, Zuohuang Chen, Alun Francis, Jan Latham-Koenig y Massimo Quarta como directores titulares, además de docenas de directores huéspedes. Ha comisionado y estrenado obras de varios compositores mexicanos y ha tenido dos giras internacionales: Italia en 2014 y Reino Unido en 2015.

La OFUNAM ofrece tres temporadas de conciertos al año, asi como giras por diferentes escuelas y facultades de la UNAM.

México Inmortal Vol. 4 ¡Como México no hay dos!

· Rosy Arango presentó en vivo el nuevo volumen de México Inmortal.

· Forum Mundo Imperial Acapulco se convirtió en una fiesta mexicana al corear temas icónicos de nuestra música, interpretados por la Rosa Mexicana.

Sábado 19 de agosto de 2023. Las producciones de México Inmortal forman ya parte de la historia de la música popular mexicana, son escuchadas en México y en varias partes del mundo.

México Inmortal Vol. 4, a diferencia de volúmenes anteriores, se grabó por primera vez con público presente y totalmente en vivo. Así la noche del sábado 19 de agosto, Forum Mundo Imperial Acapulco se llenó de México, de colorida pasión y de la calidad vocal de Rosy Arango.

En este concierto, Rosy se hizo acompañar del Mariachi Gama 1000, dirigido por el maestro Jesús Gama, así como del ballet folklórico bajo la dirección artística de Viviana Amalia Basanta Hernández, hija de la maestra Amalia Hernández.

“El Principio”, original del maestro Alberto Aguilera Valadez, fue la primera canción del repertorio elegido para esa noche. Le siguieron “¡Canta, Canta, Canta!” de José Alfredo Jiménez; “Échame a Mí la Culpa”, de José Ángel Espinoza “Ferrusquilla, “La Malagueña”, de Elpidio Ramírez y Pedro Galindo; “La Chilindrina”, un tema de Chava Flores y “Tú lo decidiste” de la maestra Ana Gabriel.

Posteriormente, el mariachi hizo una pausa y Rosy dió la bienvenida al maestro Adrián Carrillo, quien junto a Cozobi Pérez, en segunda guitarra y Osvaldo Peñaloza, en la percusión, iniciaron un homenaje al estado de Guerrero titulado “¡Brilla Guerrero! El cual estuvo integrado por los temas: “Por los Caminos del Sur”, “San Marqueña”, ambos de José Agustín Ramírez y “El Negro de la Costa” del maestro Álvaro Carrillo.

En esta parte Rosy recitó el poema “El Negro Chulo”, mientras un grupo de Tlacololeros de Chichihualco, la acompañaron.

Un concierto muy vivo

Después de un intermedio se escucharon melodías como “La Bruja” y “La Sandunga”, del maestro Máximo Ramón Ortiz; “Cuando El Destino” de José Alfredo Jiménez; “La Muerte del Palomo”, recordando a Juan Gabriel y “Toro Relajo”, una canción de Felipe Bermejo, que ha acompañado a la Rosa Mexicana en grandes eventos.

Después vinieron, “Cuenta Perdida”, una pieza poética del maestro Salvador Novo; “¡Y Ándale!” con la que Rosy hizo un dueto con un cantante del mariachi. Al final del concierto sonó “Serenata Huasteca” una canción de José Alfredo y para cerrar con broche de oro interpretó “Como México No Hay Dos”, de Pepe Guízar, con la bandera mexicana ondeando por todo el escenario, así como un floreador haciendo gala de sus suertes.

Rosy se despidió, pero el público le solicitó un tema más, de manera que regresó al escenario a interpretar “¡Que Bonita es Mi Tierra!” del maestro Rubén Fuentes. Finalmente, Rosy Arango agradeció al público presente, al Gobierno del Estado de Guerrero y a todo el staff, por haber dado vida a este hermoso concierto.

México Inmortal Vol. 4 requirió meses de trabajo, planeación, ensayos, 9 cambios de vestuario y cientos de personas atentas cien por ciento a sus tareas, todo para mostrar al mundo lo hermoso que es nuestro país y que ¡Como México No Hay Dos!

Para mayores informes puedes visitar:

Facebook: Rosy Arango Oficial

X: @rosyarango

Instagram: Rosyarango

Youtube: Rosy Arango

Página web: www.rosyarango.com

Facebook: Contrataciondeartistasproarttebmb

Instagram: pro_artte_bmb

CUCO SÁNCHEZ

La historia musical de México no podría haberse escrito sin la obra del maestro Cuco Sánchez, el tamaulipeco que conquisto el corazón de varias generaciones con sus composiciones y su canto. Su legado ha trascendido hasta nuestros días y hoy es un referente de nuestra música.

Aquí comparto con ustedes una de sus más entrañables composiciones, dedicada a México.

¡México, bendito nombre!

¡Qué patria tan suave, qué tierra tan buena!

Si al pensar nomás que soy mexicano me hierve la sangre que llevo en las venas.

México: Yo no puedo decirte lo que otros poetas que te han ensalzado con frases muy bellas.

Lo mío, lo mío es más humilde porque no sé métrica; pero estas palabras que te estoy diciendo no podría medirlas ni aunque yo quisiera. ¡México, te quiero mucho! ¡México, bendito seas!

Cuando llegue el día en que yo me muera y por mala suerte quede en otra tierra: ¡tráiganme a mi México! ¡sea como sea! A esta linda patria de mujeres bellas, vestidas de chinas, tehuanas, rancheras y charros apuestos ¡hombres “de a deveras”!

Yo quiero quedarme en esta mi tierra que tiene su cielo cuajado de estrellas, y un sol y una luna que ya la quisieran para un día domingo «por ahí” otras tierras.

Lo que no quisiera: que mi caja fuera de esas de madera; sino un buen zarape, de esos de Saltillo, que mi cuerpo envuelva… y así, por encima, casi a flor de tierra, mis restos los dejan pa´ seguir sintiendo el calor ardiente del sol de mi tierra.

¡México, te quiero mucho! ¡México, bendito seas!

Agradecemos a su hija Alina Sánchez por su compañís en el cancionero y por las historias que nos contó.

Aquí lo pueden very escuchar.

Biografía autorizada por: Ema Elena Valdelamar

1925-2012
(Escrita por su hijo darío)

Por amor, respeto y elocuencia, me referiré a mi madre como Ema Elena (también para disfrazar un poco mi “ediposis”).

Ema Elena ve la primera luz en México el 27 de mayo de 1925; hija de don Darío Valdelamar y de doña Victoria Casarín. Él, contador y auditor de los ferrocarriles nacionales. Ella, ama de casa y madre de 3 hijos, donde Ema Elena es la segunda.

Con toda la ingenuidad de una niña de 7 años empieza a componer rimas sencillas y cuentos infantiles. Por el trabajo de don Darío, la familia vivió en varios estados de la República y cuando Ema Elena tenia 11 años se establecieron en la capital; a los 14 años empezó a trabajar como secretaria. En primero de secundaria compone su primera canción. Estudió primaria, secundaria y comercio. Laboró como cajera, secretaria, contadora etc.

Les quiero comentar, que doña Victoria no quería que suhija fuera “artista”, “cantante”, ¡que vergüenza! Así que Ema Elena empieza a luchar primero contra su propio seno familiar y aunque don Darío la apoyaba, doña Victoria lo impedía. Afortunadamente para ella y para nosotros logra superar su circunstancia porque de lo contrario hubiera quedado como “ahogada en su casa”, componiendo, sí, cantando, sí, pero para fiestas familiares… Doña victoria está inquieta, tal vez hasta apenada pues “esta niña no es buena estudiante y peor

Aún, le gusta leer y escribir y… componer, ¡que dirán los vecinos!.

Ema Elena una mujer que llega a ser igual que los grandes y que entre ellos resplandece, tiene luz propia, aunque con un gran defecto: es mujer, y en un mundo de hombres, ser mujer es un gran defecto. En la época de la joven Ema Elena ( 17, 18 años tal vez), están en boga Agustín Lara, Gonzalo Curiel, Chucho Monge, etc. Bueno, sigamos hablando de mi autora, no solo porque es mi favorita, sino porque recuerden que también es mi autora…

Algo que me llama la atención, es que al escuchar las obras de otras grandes compositoras me impresiona su fuerza, su coraje, porque ellas piden, exigen: ¡Júrame!, ¡No me niegues tu besos!, ¡Bésame!

Ema Elena es el otro extremo. No es el pedir, es el dar: “dar por un querer la vida misma sin morir…”, “yo sé que en los mil besos que te he dado en la boca…”, “el corazón que una noche muy confiada te entregué…”, “ahí te dejo un cheque en blanco…”, (pedir es humano, pero dar es divino).

Este genio de compositora nunca encontró su pareja y ¿cómo? ¿de dónde? Porque se hubieran necesitado juntar “como en licuadora” a diez o más caballeros inteligentes, congruentes y medio geniales para formar un mínimo de lo que Ema Elena merecía como esposo, si no sería “es poco”… Pero así les pasa a los grandes. Ema Elena cantó en programas en XEQ, XEW, XEB.

1946: En el concurso del programa de “los aficionados” de la XEQ, “Mil Besos” se ganó el primer lugar. El premio fue que la grabara una de las intérpretes más famosa del momento: Amparo Montes, y mil pesos, en broma Ema Elena comentaba que le pagaron a peso el beso.

Principios de los 50’s. Benny Moré internacionaliza “Mucho corazón”, y el dueto “Los bribones”, “Devuélveme el Corazón” y “Mil Besos”; con este tema, el dueto junto con María Victoria ganan dos discos de oro… (cuando “sí eran de deveras”). Luego nacen “Vivir sin ti”, “Quién”, “Sin mañana ni ayer”, “Por qué no fuiste tú”, “Quiero”, “El cheque en blanco”, etc.

Entre los grandes intérpretes que le han grabado están: Pedro Vargas, Amalia Mendoza, Javier Solis, Lucha Villa, Julio Jaramillo, Los Panchos, Chucho Martínez Gil, La Sonora Matancera, Daniel Santos, Lola Beltrán, Lucho Gatica, Lupita D’lessio, Marco Antonio Muñiz, Los Tecolines, Pérez Prado, Tania Libertad, Manuela Torres, Guadalupe Pineda, Christian Castro, Paty Manterola, Sussie 4, Vicente Fernández, Luis Miguel, etc., etc.

Gruperos: Banda El Recodo, Los Abelardo, Los Barón de Apodaca, Ramón Ayala, Junior Clán, Los Pasteles Verdes, Banda Kondena, Cornelio Reyna, etc.

En Estados Unidos: Shelly Lares, Patty Griffin, Little Joe, Santy, La Lupe, Juanita Ulloa, Enrique Chía, etc.

En Cuba: Olga Guillot, Benny Moré, Omara Portuondo, Fernando Albuerne, Rene Cabel, Ignacio Carrilo, etc.

En Ecuador: Julio Jaramillo, Los Embajadores, Los Quechuas, Los Únicos De Colombia, etc.

En Argentina: María Martha Serralima.

En España: Lola Flores, Sarita Montiel, Massiel, Martirio, Maria Jiménez Y Manuel Lombo, Falete, El Trío, etc.

En Italia: Nilla Pizzi, etc.

Ema Elena tiene dos obras grabadas en el tan mexicano y bello cilindro de nuestros organilleros: “Mil besos” y “Mucho corazón”. Algunas de sus canciones están en películas tales como: “Los Reyes del Mambo”, “Una Última y Nos Vamos”, “Kid Tabaco”, “Movida Chueca”, “Santitos”, “Sexo Pudor y Lágrimas”, “El Rostro de la Muerte”, “Tivoli”, “Guitarras, Lloren Guitarras” por nombrar solo algunas.

Para terminar, quiero que sepan que le doy gracias al cielo por siquiera permitirme traer en mi sangre genes de alguien “tocada por Dios”.

Gracias por su paciencia, se los dice quien por herencia tiene mucho corazón… Ma, gracias por haber nacido… y nacido compositora.

Tu hijo, Dario.

Ema Elena Valdelamar falleció en la CDMX el 23 de diciembre de 2012.