«Sólo para adoloridos» «Canciones para corazones rotos» … o algo así.

¡Ay José Alfredo! ¿Quién fuera tu Paloma querida?…

 En estos momentos creo que podría sobrevivir solamente con tequila, café y unos labios…esos labios que me llevaron a conocer el cielo y que sin piedad, con mentiras y traiciones también me mandaron al mismo infierno.

¡Así es señores! Me urge una transfusión de tequila, pulque,mezcal, charanda o sotol; acompañada de un buen mariachi que me entone unas canciones pa’que me curen de este mal de amores.

 

¡Ay Tomás Méndez! ¡Ya me canso de llorar y no amanece!…

Llevo tres horas escuchando la misma letra, la misma melodía… la misma canción y aún no me he cansado. Tres días sin verte mi bien, tres días llorando tu amor, tres días que miro el amanecer.

Y así, pasa el tiempo y ya no se si han sido tres días, tres meses o tres años, esperando a que regreses y tampoco me he cansado. Surge todos los días la duda de: ¿Dónde, dónde estás? ¿Con  me engañas? ¿Dónde, dónde estás? ¿Qué estás haciendo?

Con estas preguntas, con estas dudas, es como el amor nos pone de petate, ¡Así, en el merito suelo, caray!

¿A poco no les ha pasado, que cuando andan»arrastrando la cobija», el sarape o el rebozo, se sienten tan heridos, que todas las canciones que escuchan les quedan como anillo al dedo? ¿O que al escuchar la radio, los locutores, hablan de casos igualitos a los nuestros? ¡sí, muchos de esos que sufren por algún amor que pagan mal! como dice José Alfredo.

Hoy me di cuenta que el recuerdo no se desgasta con el uso, aquí aplica lo que me decía mi abuela, «Es jabón de olor que no se gasta». Hoy
desperté y después de soñar contigo, ¡Sí, contigo! ¡No te hagas! Tuve la firme convicción de no recordarte, de no pensar en ti…de olvidarte. Entonces comencé mi día, abrí los ojos y cerré el corazón para no llorar… Pero este es un día, de esos, en que el corazón anda herido y sucedió lo contrario, tu recuerdo se volvió permanente, tal como pasa con una mancha de mole en un mantel. Primero me serví un jarrito de café de la olla ¡con muuucha canela! Nunca me falta mi #negritocaliente, que por cierto, es con el único que lo engaño en las mañanas, mmm… bueno, también en las tardes y en las noches ¡Pa’que les miento! Luego prendí mi iPod y entonces… ¡Intento fallido! pues me encontré con una canción, que no sé cuando escribí, tal vez desde otro cuerpo, con otra mente o siendo otra persona que no soy; quizá siendo José Alfredo, Cuco Sánchez o José Angel Ferrusquilla, una  canción que habla de ti y de mí… Sabes mejor que nadie que me fallaste, que lo que prometiste se te olvido… Ahora sí que como dicen en mi pueblo: «No es chile, pero como arde» Posiblemente sea uno de esos días que todo nos llega o tal vez esto es un complooooo. Pareciera que últimamente es el amor que hace «bullyng»… ¡Va! ¡Que bullyng ni que ocho cuartos! Es que andamos despechados, dolidos y abandonados!
Pero les decía:
Ha pasado el tiempo y lo sigo esperando, lo pienso, lo siento y hasta lo huelo. Escucho una canción que hace pedazos mi corazón, como si fuera una frágil piñata de barro. Ya no quiero llorar más y me muerdo los labios, pero recuerdo cuando él lo hacía por mí, entonces vuelve a comenzar mi batalla con: Este corazón que aún te adora se está muriendo tarde con tarde, como se muere la luz del día… 

Batalla interminable que lleva su nombre, lo odio porque me enseño que la persona que amo existe, lo odio porque no se quedó, lo odio porque se marchó sin siquiera decir adiós. 
¿A poco no han sentido que se odia y ama a la vez? ¿A poco no han sentido que algo les apachurra el pecho, que se les va el resuello y que los ojos tienen una gotera?… ¡En fin! A falta de su presencia, seguiré escuchando la misma letra, la misma melodía, la misma voz. Sólo quería que aquel que se fue lo supiera. Y aunque yo no escribí la letra de esa canción que habla de nosotros dos, también se la dedicaré… La diferencia entre tú y yo, tal vez sería corazón,  que yo en tu lugar si te amaría!

Que bonito es mi México con sus corazones intensos, canciones, compositores, mariachi, tequila y mezcal, ideal  pa’curar el mal de amores; que bonito es haber nacido en esta tierra de maíz, dónde todo lo vivimos cantando y llorando…¡Aaaay, aaaay, ay ay! ¡Canta y no llores, porque cantando se alegran, cielito lindo, los corazones!

 

Aquí, en mi país, nuestros días tiene un fondo musical, colorido y festivo. Nuestra vida está plasmada en un cancionero que jamás se termina de escribir y mucho menos de cantar. Le cantamos a la vida, a la muerte, a la alegría, al amor y con harto sentimiento, al desamor.
Todo esto y más somos como mexicanos… Y bien ha llegado el momento de dejarlos, porque el Tenampa me espera, porque mi mariachi ya suena y mi corazón… Mi corazón ya se lo llevaron, pues acá por mi barrio hasta estos los compra aquel que pregona:

«Se compran colchones,tambores, refrigeradores,estufas, lavadoras, microondas y corazones rotos y viejos que vendaaaa»

 

 

Comentarios

Posted in

8 Comments

  1. Claro que me gustó, al igual que tus estados de facebook, gracias por compartir tu buen humor y por animarnos día a día con tu buena actitud.

  2. Es nuestro es tuyo, es el día a día del corazón, es la forma es el sentimiento es tu corazón envuelto en pasión…sentimiento que a veces mata y a veces muere, y es pasión y que en la forma tan pura te brinda la vida, y que te lo da… amor!!, amor ingrato.. amor sublime!!… a ese amor yo le brindo con mi copa en la mano y que ese día que más sufras sea por saber que existes que estas viva y aunque sientas el corazón a desnudo tan desnudo …a pecho abierto tal vez expuesto… pero sabes que? latiendo mas vivo que nunca!!!

Comments are closed.